martes, abril 07, 2015

Diumenge de Pasqua 05/04/2015


El primer abrazo de la Virgen a Jesús
La tradicional procesión del Encuentro se celebró en la Catedral ante alrededor de 2.000 feligreses, quienes aguardaron largas colas para poder asistir a uno de los momentos más solemnes de la Pascua palmesana

06.04.2015 | 01:12 Raquel Galán Palma Diario de Mallorca.

La imagen de la Virgen María, portada a hombros por la familia Truyols, frente al paso de Jesús Resucitado, portado por los Dameto, ayer en la Catedral. b. ramón
El encendido de las luces de la Vigilia Pascual "para celebrar la resurrección de Jesús" y los rayos de sol que entraban a través del rosetón mayor y los vitrales de colores daban un aura mística a la Catedral, abarrotada ayer en la procesión del Encuentro entre la Virgen y Jesucristo. El acto con el que culmina la Semana Santa conmemora "el primer abrazo" de María y su hijo, que "ha hecho alborear la vida para siempre", tal como se explicaba en castellano, inglés y alemán por los altavoces. "Una procesión tradicional en tierras mediterráneas" que no se quisieron perder las alrededor de 2.000 personas que caben en el templo gótico.
Cuando las puertas se abrieron a las 9.00, muchos aguardaban para entrar y una hora después la fila llegaba hasta los jardines del Palau March. La procesión se inició a las 10.30 –tras los cánticos de las Laudes Solemnes– con el desfile del cabildo catedralicio y el obispo, Javier Salinas, por una nave lateral desde la sacristía dels Vermells hasta la capilla de la Puríssima Concepció. Allí se unieron al paso de la imagen de Jesús Resucitado y precedieron la comitiva mientras la talla era portada a hombros hasta el altar mayor por Gabriel Dameto, Felipe Villalonga, Alfonso Dameto y Gabriel Siquier, debido a que es tradición que lo haga la familia Dameto.
En la capilla de enfrente, la de Sant Benet, aguardaba el paso de la Virgen, perteneciente desde el siglo XVII a la familia Truyols. Ambas imágenes partieron a la vez hacia el altar, aunque María fue portada a hombros por la otra nave lateral del templo por los hermanos Luis, Francisco y Fernando Truyols Juan de Sentmenat y por su cuñado Miguel Martínez. Cuando se acercaron a la capilla del Santíssim –en la que intervino el artista Miquel Barceló–, giraron hacia el altar y se encontraron frente a frente con la imagen de Jesús.
Como apenas se acercaron, el "primer abrazo" se simbolizó con el canto del Aleluya a cargo del coro de la Catedral mientras los feligreses de las filas delanteras aprovechaban la ocasión para sacar fotos con sus móviles. Esta pequeña procesión, que duró unos diez minutos, quiso reflejar el momento más importante de la Semana Santa, el Encuentro de la Madre y el Hijo.
A continuación, se inició una breve misa con las lecturas de los Evangelios, entre las que se iban intercalando cánticos de alegría por la resurrección de Jesús, y con la homilía del obispo Salinas, quien destacó del Domingo de Pascua que es "un día de gran gozo, la fiesta de las fiestas", que se celebrará "durante 50 días". Concluyó con unas palabras del Papa Francisco sobre el milagro de la resurrección, que "no es algo del pasado", sino que se puede aplicar al momento presente, ya que "donde parece que todo ha muerto [...], siempre comienza a brotar algo nuevo". La eucaristía finalizó con la bendición de los fieles y la música de Bach.


PROCESIÓN DEL ENCUENTRO EN LA SOLEDAD.